Esta semana tuve la oportunidad por primera vez de tomar el vuelo directo transatlántico de Iberia desde El Salvador a Madrid. Anteriormente había usado Iberia para volar dentro de Europa. De hecho el año pasado volamos de Dubrovnick a Madrid en Iberia. En aquella ocasión me pareció el servicio y los procesos de tierra y a bordo muy similares a los de una línea aérea low cost dentro de Europa. El servicio era muy similar a la de su empresa hermana de bajo costo, Vueling.

El transatlántico, a pesar de haberlo vendido en múltiples ocasiones, no había tenido oportunidad de tomarlo. Los últimos dos viajes los había hecho con Avianca vía Bogotá y los anteriores normalmente fueron transatlánticos con American Airlines (y una vez en Lufthansa, que no me gustó para nada).

Muchos clientes me habían hablado mal acerca de Iberia transatlántico y que por favor no se los diera más. Pero otros clientes me afirmaban lo conveniente de llegar directo a Madrid desde El Salvador.

Me queda claro que Iberia antes volaba con un avión no tan moderno y que esa experiencia hacía un vuelo no tan confortable. Pero desde el año pasado comenzaron a volar en su vuelo combinado Guatemala/El Salvador con un avión Airbus A330-302. El avión está muy amplio, la comida está bien para ser un vuelo tan largo y lo que más me sorprendió fue la amabilidad del personal. Siempre me habían vendido la imagen de que la tripulación a bordo de Iberia era enojada y molesta. En este vuelo, al contrario, nos tocó una tripulación muy risueña y sobre todo muy platicona.

Obviamente el asiento en un transatlántico hace la diferencia. Habíamos sacado boletos con millas y a través de contactos conseguimos pre-reservación de asientos en salida de emergencia. Eso da mucho espacio para las piernas ya que no hay asientos adelante. El vuelo se hace más placentero.

Si yo lo comparo con los viajes de Avianca, donde las aeromozas y sobrecargos están sindicalizados, así que tratan muy mal a la gente (varios pasajeros y yo tuvimos malas experiencias a bordo con esta gente) y la comida que es casi igual que comer desde El Salvador a Bogotá, entonces Iberia me pareció la gloria y sumamente conveniente para una conexión por Europa.

Relación precio-calidad volvería a seleccionar Iberia, seguido por Air France o KLM vía Panamá. Aunque si es con millas de LifeMiles no tengo muchas opciones, pero así funciona esto. Cuando es con millas hay que buscar la mejor ruta posible. Cuando está en especial es mejor hacerlo con la menor cantidad de conexiones posibles.

Puedo recomendar, sin que nadie me haya pagado nada por esto, que Iberia es definitivamente una excelente opción para viajar transatlántico desde El Salvador.

Estamos por abordar un vuelo de Aeroflot por primera vez en mi vida. Más adelante les cuento acerca de la experiencia!