Hace unos meses, conversando con una persona que recién había conocido en una reunión social, me preguntó qué cómo era posible que existiera un trabajo como el mío si era tan fácil hoy en día sencillamente reservar tu airbnb online y listo, resuelto el tema del alojamiento.

Obviamente le respondí que en mi línea de negocio, la gente me busca por mi experiencia y conocimiento de los lugares y además muchos de mis clientes me buscan para que alguien les diseñe el viaje sin necesidad de estarse involucrando. Hay muchos que no tienen tiempo y que prefieren pagar para que alguien lo haga.

Pero su pregunta me dejó pensando más allá, pues hoy en día contamos con tantas herramientas diversas que lo lógico es que para diseñar una vacación hay que invertir una enorme cantidad de tiempo de investigación, sobre todo si uno no conoce los lugares que se van a visitar. Airbnb es una herramienta impresionante, pero ¿realmente es lo que necesitamos para una vacación?

Si yo viajo solo y no me importa donde dormir ni quedarme con extraños, posiblemente me salga barato quedarme en una habitación en la casa de alguien. Pero también podría quedarme de gratis en la casa de alguien usando Couchsurfing. O quedándome en la casa de amigos de amigos de amigos.

Si voy en pareja o en grupo, posiblemente esa opción no me funcione. Tal vez lo mejor es invertir en hotel.

¿Pero será realmente airbnb más barato que un hotel?

No necesariamente. Hay tarifas hoteleras de todo tipo y categoría. Así mismo hay apartamentos muy baratos y hay apartamentos muy caros. No es lo mismo un apartamento de dos habitaciones en los Campos Elíseos en París, que un apartamento de dos habitaciones en la zona de Bellevue en París, a unas 10 estaciones del centro en Metro.

¿Trabaja usted con airbnb?

Esta es una pregunta que me hacen frecuentemente. La respuesta es no. Y no es porque no crea que sea algo bueno. Es que para mi rubro de negocio me deja cero ganancia reservar un apartamento en airbnb y muchas veces las personas no están dispuestas a dar un pago un pago aparte por el proceso de reserva y el conocimiento de las ciudades que uno está transmitiendo. Aparte de eso, hay una gran cantidad de problemas que pueden surgir con un AirBnb que están fuera completamente de mi control, razón por la cual yo no vendo AirBnb como parte de mis productos.

En vez de AirBnb, uso herramientas profesionales que me dan acceso a apartamentos a través de empresas con las que se puede poner un reclamo de ser necesario.

Este es uno de los apartamentos que uso en el centro de Barcelona (y no es AirBnb)

¿Recomiendo AirBnb?

Depende. Tengo que ser honesto. Yo personalmente ya lo he usado antes para mis viajes. Cuando lo descubrí en el 2014, me ayudó a encontrar bonitos apartamentos en París y Roma. También lo usé el año pasado en Split, Dubrovnick y Madrid. Ahora bien, algo interesante, para este viaje del 2017 usé hoteles a un 100%. Evalué algunas opciones en AirBnb, pero por comodidad decidí quedarme con habitaciones de hotel.

Después de haberme hospedado en 5 apartamentos diferentes, puedo decir con propiedad que definitivamente es algo bueno estar en una casa lejos de casa, con posibilidad de cocinar y de lavar ropa, pero obviamente no se cuentan con algunas de las ventajas de un hotel: alguien que limpie, desayunos incluidos, recepción 24 horas y sobre todo, la capacidad de solucionar problemas al momento que hay problemas. No es un hotel donde las personas están ahí para resolver si de repente la tubería explotó!

Hay mucha gente en las grandes ciudades que administra apartamentos exclusivamente en AirBnb y los tienen arreglados de forma básica solo para eso. Hay mucha otra gente que realmente te está dejando su casa y se muda en lo que estás de visita.

Tuve excelentes experiencias con AirBnb en Roma, Split y Dubrovnick y no tan buenas en París y Madrid.

AirBnb es una excelente opción en ciudades donde las tarifas hoteleras están demasiado altas o en lugares donde uno va a estar demasiado tiempo (una semana o más) para así controlar gastos de comidas y de salidas. Pero si es por unos 3 o 4 días, posiblemente no haga mayor diferencia que un hotel.

Algunos de los apartamentos que rentamos para nuestro viaje en Croacia a través de AirBnb.

Airbnb en Madrid.

Trabajando en lo que trabajo, no se como el año pasado terminé contratando un mini apartamentito por AirBnb por 4 noches en el centro de Madrid.

Si, estaba a la vuelta de la Puerta del Sol.

Si, estaba relativamente barato.

Si, nos iban a ayudar a subir las maletas a pesar de ya saber que no tenía ascensor el edificio y eran 5 pisos.

Pero la realidad es que nos encontramos con un apartamento bien pequeño, que no se veía así en las fotos. Algo incómodo el lugar. Subir y bajar los 5 pisos a pie estuvo cañón todo el tiempo.

Pero el problema fue en la noche… La cama, el colchón, lo que uno necesita para dormir y descansar después de largas caminatas, era dura. Bien dura. Más bien, incómoda. No se podía dormir ni descansar en esa cama. Muy tarde para pedir reembolso.

Estuvimos tentados a mudarnos a un hotel… Lo interesante, es que a la vuelta de la esquina de la ubicación de ese apartamento encontramos un hotel nuevo, recien remodelado (hacía dos semanas que lo habían abierto) y con una tarifa hotelera similar a lo que había costado el AirBnb (como 65 Euros por noche). ¿La diferencia? Que ese precio incluía el desayuno, una cama nueva y suave, y un ascensor para subir y bajar.

El apartamento AirBnb en Madrid con su incómoda cama. En foto muy bonito.

Al final no nos mudamos. Le pusimos queja al anfitrión del AirBnb y a regañadientes llegó a poner un edredón grueso para “durmiéramos mejor”, recordándonos que nadie se había quejado antes de la cama. Y si, se aguantaba un poco más, pero no fue la mejor cama del mundo.

Hay muchas personas que dicen que el hotel es solo para dormir y que no es importante que sea un lugar lujoso. Pero de qué sirve contratar una habitación si el descanso, que es lo que se está pagando, no puede ser garantizado?

 

Hoteles en París, Moscú, San Petersburgo, Tallinn, Riga, Vilnius y Bruselas.

Enumero las ciudades del más reciente viaje, pues como les comenté, en esta ocasión, en vez de hacer una combinación de hoteles y apartamentos, me decidí por la opción de hospedarnos en hoteles en todos los lugares. Conseguimos tarifas hoteleras muy buenas en buenas ubicaciones después de una exhaustiva búsqueda para el diseño personal y aunque era más caras que un AirBnb, creo que fue la mejor decisión.

Primero que nada, en todos los lugares seleccionados, las camas eran de gloria. El descanso estaba garantizado. Camas suaves, almohadas buenas, un abrazo para el cuerpo y para los pies cansados. Cuando uno está comprando una habitación de hotel, tengan en mente que lo que se está comprando es el descanso. Un mal hotel o una mala ubicación puede arruinar un viaje. Pero una mala cama, puede crearnos problemas de descanso y eso no lo debemos permitir estando lejos de nuestras casas.

El hotel no lo veo como un lugar para dormir. Lo veo como la casa lejos de casa.

En mi estilo de viaje, me gusta siempre contar con hoteles a los que pueda regresar en la tarde antes de salir en la noche y acostarme un rato a descansar. A cargar baterías antes de salir a cenar o a tomar unas copas. Otras personas se van desde la mañana y regresan bien tarde en la noche. Yo no soy así. Sobre todo, si vamos a ir a un lugar bonito a cenar, me gusta cambiarme de ropa y a veces hasta refrescarme.

Por eso es importante para mi que el hotel cuente con una cama cómoda.

Algunos de los hoteles utilizados en el reciente viaje.

Otro factor importante era que de los 8 hoteles seleccionados, 5 contaban con desayuno.

Adiós a ir al supermercado a estar preparando desayuno o cena. De todas formas compramos algunas botellas de vino y algunas tapas en casi todos lados por si no queríamos cenar algo tan elaborado.

Lo mejor de todo fueron las ubicaciones…

En París, caminábamos 10 minutos a orillas del Sena y estábamos en la Torre Eiffel.

En San Petersburgo, caminábamos 10 minutos y estábamos en el Museo del Hermitage.

En Tallinn, caminábamos 10 minutos y estábamos en el centro histórico de la ciudad medieval.

En Riga y en Vilinius estábamos a la vuelta de la Catedral.

En Bruselas estábamos a 10 minutos caminando de la Grand Place.

La ubicación es sumamente importante para los hoteles.

¿Podría haber hecho lo mismo con AirBnb?

Posiblemente. Pero hay dos desventajas grandes en relación a AirBnb con este respecto. La primera es que mientras más cerca de sitios con atracciones principales, más caros los apartamentos y las casas. Un apartamento a 10 minutos de la Torre Eiffel me hubiera costado más de 200 Euros la noche. El hotel tenía una tarifa relativamente barata para ser París y por tener 6 meses de operaciones, todo, absolutamente todo, era nuevo.

La otra desventaja es que al momento de solicitar la reserva del airbnb, de ese espacio ideal que queremos para pasar nuestra vacación, en ese mismo momento hay que cargar por completo el monto total a la tarjeta de crédito. Si no hemos leído bien las políticas del apartamento, podemos quedarnos con una tarifa no reembolsable. Pero para mi el problema principal es que de un solo hay que pagar toda la estadía del AirBnb y si en ese momento no estamos preparados con el dinero, pues de todas formas nos llegará en el próximo estado de cuenta de la tarjeta.

Con los hoteles y las herramientas que uso, puedo reservar con meses de anticipación las habitaciones y en el momento que yo tenga el dinero disponible, pagar lo que necesite pagar. Pero no es una obligación pagar para reservar.

La hora del checkin en Airbnb:

La familia Cáceres con sus dos hijos, rentaron un apartamento con AirBnb en Roma. La hora del check-in era a las 2PM. No era que pudieran llegar más temprano pues había otra familia hospedándose ahí que salía a las 12M. Como no es un hotel, no hay Recepción ni bodega donde dejar el equipaje. Los Cáceres llegaron a Roma a las 8:30AM. Tomaron un taxi hasta la zona del apartamento. Por supuesto, no podían ingresar ni tenían donde dejar sus maletas. Los Cáceres tuvieron que sentarse en un café en la esquina con todo su equipaje desde las 10:00AM hasta las 2:00PM tomando café y aburridos sin poder hacer nada más hasta que podían ingresar a su AirBnb. Los niños estaban desesperados después de un largo viaje transatlántico.

La privacidad en Airbnb:

Armando y Paola fueron a Praga muy emocionados pues habían rentado su apartamento muy céntrico y barato en el centro de la ciudad. Lo que no contaban es que David, el dueño del apartamento, iba a entrar con su llave a la hora que le diera la gana, pues ahí mismo tenía su oficina en una de las habitaciones del apartamento. Eso no lo decían las condiciones. Obviamente pueden reportar a David, pero si ya pagaste el dinero, ¿qué haces? Socializar con David de forma cordial. Es la casa de alguien.

¿Es realmente la casa de David?

Recientemente se han escuchado historias de terror de inquilinos de apartamentos, que sin que los dueños se enteren, han hecho su agosto poniendo el apartamento ajeno disponible en airbnb. Eso va contra las reglas, pero es más común de lo que parece.

Ana y Laura se encontraron en un apartamento en Barcelona donde llegó el dueño verdadero del lugar a preguntar por la persona que supuestamente vivía ahí y que debía la renta desde hacía dos meses. Ellas no estaban cuando llegó, pero encontraron una nota bajo la puerta que como estaba tirada en el suelo sin doblar, pues se leía a simple vista el problema que se podía armar.

Conclusión: ¿Hotel o Airbnb?

Como dije hace un rato. Depende. No voy a decir que no a un AirBnb, pero tampoco le voy a decir que no a un hotel. Ambas opciones pueden ser muy buenas y les he compartido todo el material necesario para que ustedes lo tomen en cuenta y decidan por ustedes mismos.

Solo recuerden que yo no trabajo con Airbnb a través de mi Atelier de Diseño de Viajes porque no puedo garantizar un producto que ni el mismo Airbnb tiene control sobre él. Trabajo con hoteles o con apartamentos que están dentro de mi cartera de productos y es para tener un mejor control al momento de solucionar problemas. En un par de ocasiones muy especiales los he usado con algunos clientes, pero no es algo que yo recomiende para alguien que no es muy experimentado para viajar. Es bonito tener una casa lejos de casa, pero también es cómodo tener todas las comodidades y amenidades de un hotel, alguien que haga la limpieza, el desayuno y el lavado de ropa, para uno concentrarse en pasear por la ciudad y descansar en la habitación cuando sea necesario.

En esta ocasión los dejaré que ustedes sean los propios jueces de que es lo que más les conviene para una vacación.