El propósito de este post es dar algunos consejos en como hacer realidad ese viaje de Luna de Miel que queremos atesorar en nuestra memoria con el ser amado.

Nos conocimos porque así estaba ya estipulado. La magia surgió entre nosotros. Decidimos entonces dar el siguiente paso y compartir juntos el resto de nuestras vidas. El matrimonio es una decisión importante y hemos decidido casarnos. Tenemos a alguien quien se va a ocupar de todos los detalles de la boda. ¿Qué hay de la Luna de Miel? ¿Dónde has soñado compartir el mundo con tu alma gemela con quien te vas a unir en sagrado matrimonio?

Muchas veces estamos tan ocupados con nuestros trabajos y en nuestro mundo cotidiano, que dejamos la Luna de Miel para último momento y terminamos haciendo algo que realmente no era nuestro viaje de ensueño. Esto, aunque no me lo crean, es fácil de evitarse. Es más fácil de lo que parece, tener el viaje de Luna de Miel con que siempre hemos soñado.

Estos son algunos consejos para lograrlo:

1. La planificación de la Luna de Miel comienza desde el momento que fijamos la fecha de la boda. 

En la mayor parte de los casos, decidimos casarnos y fijamos una fecha para la boda civil o religiosa. Así que parte de nuestro proceso de planificación de la boda, debería incluir la Luna de Miel posterior a la boda. Tenemos un check list que incluye Iglesia, invitados, tarjetas de invitación, planificador de bodas, etc… Lo más adecuado es incluir en ese check-list la planificación de la Luna de Miel. Ya sabemos la fecha de la boda y haremos todo alrededor de ella. Normalmente las bodas se comienzan a planificar entre 12 a 9 meses antes de la fecha que fijamos. Entonces contamos con 12 a 9 meses antes para poder planificar la Luna de Miel.

2. ¿Adónde quisiera compartir mi primer viaje de casado con mi esposo/esposa?

Posiblemente viajamos cuando eramos novios a más de alguna parte. Posiblemente fue en plan romántico. Posiblemente fue una escapada de compras y un momento de relax huyendo del trabajo. Pero este va a ser un viaje especial. Será nuestro primer viaje como pareja constituida ante la ley y/o ante Dios y el mundo. ¿Cómo queremos recordarlo?

La Luna de Miel nos permitirá conocernos más como pareja, pero además es la vacación de todo el estresante proceso de la boda, la Iglesia, la fiesta, los padres, las flores, los fotógrafos y todo lo que eso conlleva.

Es importante que se sienten y hagan una lista de posibles lugares que quisieran visitar. Que no haya limitantes por lejanos o exóticos que parezcan. Cada uno debe hacer su lista y luego compartirla entre ustedes. Encontrarán algunos puntos en común. Con eso tenemos un comienzo.

3. ¿Playa o montaña? ¿Ciudad o naturaleza? ¿Exótico o cosmopolita? 

El tipo de Luna de Miel estará también condicionado al estilo de vida de los novios. Si ambos son amantes de la playa, pero les gusta la ciudad, posiblemente una ciudad en la playa sea lo más adecuado (Honolulu, Rio de Janeiro y hasta Miami Beach nos podrían servir). Si se quieren desconectar de todo y son amantes del mar, posiblemente un resort en un paraíso escondido sea lo más importante.

¿Queremos restaurantes de alto nivel con vistas a la ciudad o queremos que alguien nos atienda de forma sencilla en un lugar de playa?

Estas son las preguntas que deben responderse. La verdad es que muchas veces el principal problema de planificar una Luna de Miel es no llegar a un acuerdo por no responder esas preguntas que al final lo que buscan es llegar a un punto común. A veces he visto parejas que de una forma muy sabia, hacen dos destinos en un mismo viaje para poder satisfacer las necesidades de ambos.

4. ¿Cuánto debo invertir para la Luna de Miel?

Debemos establecer un presupuesto. Así como decidimos cuanto gastar por el vestido de novia y por las flores, también es importante definir un presupuesto para la Luna de Miel. Cuanto más tiempo de anticipación usen para planificar la Luna de Miel, más tiempo se tendrá para pagarla. No es necesario que dos meses antes se pague. Puede ser que unos 9 meses antes definamos el destino, veamos precios y que si no quieren sentir de una vez el pago, se vayan haciendo pagos poco a poco de todo lo que estamos comprando. Así llega el día de la Luna de Miel y solo debemos invertir en nuestra comida y entretenimiento.

Con ese método de planificación he enviado recién casados de Luna de Miel a Vietnam, Camboya y Tailandia; a Dubái; a Italia y Francia… y muchos lugares más. Es sorprendente todo lo que podemos hacer si se planifica con suficiente tiempo de anticipación y además, si se va pagando poco a poco.

Establecer un presupuesto y un fondo de viaje les ayudará a convertir en realidad cualquier destino soñado.

5. ¿Cuándo compro mis boletos aéreos? 

Para quienes cuentan con millas de aerolínea, este es el momento de usarlas. Sobre todo si se planifica entre 11 a 9 meses antes, que todo el inventario de aerolínea a cualquier parte del mundo está disponible para poder sacarlo con una cantidad razonable de millas.

Si no se cuentan con millas, siempre se puede seleccionar el destino de Luna de Miel y solicitar a un profesional que les verifique la ruta más barata para llegar a dicha ciudad. A menos que queramos volar en Clase Ejecutiva, comprando con anticipación normalmente podremos encontrar buenos precios (versus hacerlo 2 meses antes que posiblemente ya todo esté lleno y caro).

He visto casos que sacan parte de los boletos con millas, otra parte comprada y hasta quienes han usado pases de aerolínea. Si hay algo en que yo recomiendo gastar menos es en boletos aéreos. Es mejor invertir más en la experiencia, el alojamiento y lo que se va a conocer.

6. ¿Qué tipo de alojamiento quiero usar?

Muchos dicen que una habitación de hotel es para llegar a dormir. ¿Será ese el caso para quienes van de Luna de Miel? Siempre ha sido mi idea que uno debe invertir más en alojamiento de lo que uno cree. Esa es tu casa lejos de casa. En el caso de una Luna de Miel, van a ser los recuerdos de nuestro primer viaje juntos. Un hotel boutique podrá ser algo que marque la diferencia, pero también lo puede ser esa habitación con balcón con vista a la Torre Eiffel o esa habitación con terraza viendo el atardecer en Santorini. O esa suite con piscina privada en la Riviera Maya. En estos casos, no es un viaje de back-packers, y aunque se hayan conocido haciendo back-packing, el hotel y la privacidad, si van a hacer diferencia.

7. ¿Adónde puedo viajar?

Una vez seleccionamos las fechas de viaje, la cantidad de tiempo a invertir y la cantidad de dinero a usar, entonces podemos verificar opciones y destinos.

Les comparto algunos de los destinos más populares de Luna de Miel para todos los presupuestos:

a) En la región: Roatán, playas en Costa Rica, Panamá, Bogotá/Cartagena de Indias, La Habana/Varadero, Cancún/Playa del Carmen, Ciudad de México.

b) En las Américas: Cusco/Machu Picchu, Puerto Varas/Bariloche, Buenos Aires, Rio de Janeiro, Orlando, cruceros por el Caribe, New Orleans, New York City, San Francisco, islas Hawaii, Baja California Sur.

c) Europa: París, Roma/Florencia/Venecia, Atenas/Santorini/Mykonos, Croacia, Turquía, Praga/Viena/Budapest.

d) Lugares más exóticos: Egipto, Rusia, Dubái, Tailandia, Marruecos, India, Vietnam, Seychelles, Maldivas, Bali, Filipinas, Isla de Pascua, Madagascar.

8. Deja todo en las manos de un experto.

Tienes las fechas. Tienes el presupuesto. Tienes la idea de que hacer.

Deja todo en las manos de un experto diseñador de viajes y yo me encargaré absolutamente de toda la logística para que el viaje de Luna de Miel de sus sueños sea toda una realidad.

Podemos hacer un viaje de diseño o sino acudir a uno de mis Dream Trips que son viajes pre-diseñados a destinos seleccionados.

Por el momento hay Dream Trips desarrollados para Italia, Argentina, Dubái, Tailandia y Egipto.

En este link pueden ver más información de los Dream Trips ya desarrollados: http://thetraveldesigner.net/ideasparaviajar/

Si no está en el listado, yo con gusto lo puedo desarrollar para que ese viaje sea especial e inolvidable.

Pueden pedir una cita gratuita de una hora conmigo para conversar más al respecto. Para hacerlo me pueden escribir a través de mi página de contacto: http://thetraveldesigner.net/contacto/