Escribo este post en mi sitio web a raíz de diversas historias de terror que escucho en la industria de viajes en relación a compras que resultan falsas y que pueden terminar con su vacación antes de comenzarla. Creo importante que todos nos ilustremos de cuales son los lugares y personas adecuadas para comprar boletos aéreos.

Hoy en día, las líneas aéreas nos han educado a comprar todo “on-line”. La pregunta clave es si es conveniente comprar todo on-line versus hacerlo a través de una agencia de viajes. Las aerolíneas tomaron ese camino a partir del año 2000 en adelante creando una percepción de que comprar directo en un sitio web es más barato que hacerlo a través de una persona o agencia.

Conozco personas muy orgullosas de haber encontrado tarifas en super especial en sitios como Kayak o inclusive en sitios nuevos como La Maleta de Mano. Pero esta es la realidad de todo: cuando uno compra online, posiblemente se ahorra un Service Fee que es lo que se cobra en la industria para dar el servicio de emisión de boletos aéreos, pero a la hora de los problemas normalmente no hay quien nos pueda ayudar a resolver.

He visto como se han comprado boletos solo de ida pensando que eran de ida y regreso. He visto como compran boletos sumamente baratos hacia Europa con una conexión en Toronto, sin tomar en cuenta que los canadienses nos van a pedir una visa de tránsito que es igual de complicada que sacar una visa para visitar dicho país. He visto como las aerolíneas cancelan vuelos y no hay nadie del sitio web online que le avise al cliente que ha sido cancelado y se dan cuentan hasta que llegan al aeropuerto. He visto como se cancelan reservas sin razón aparente y que uno debe llamar a un Call Center de un sitio web online para resolver donde se pueden quedar horas en el teléfono resolviendo problemas. Al comprar a través de un agente de viajes calificado la gran ventaja es que a la hora de los problemas hay una persona que les va a ayudar a resolver. Yo personalmente he visto casos como estos:

Ejemplo 1: Llega mi cliente a París después de un recorrido por Europa. En el aeropuerto British Airways le dice que no tiene reserva para volar a Londres para conectar hacia Dallas y El Salvador. El boleto ha sido hecho a través de American Airlines. El mostrador de American abre hasta las 8:00AM y el avión sale a las 7:30AM… Mi cliente me llama por teléfono y me explica la situación. Verifico la reserva y veo que a la ida su avión llegó tarde y la cambiaron de ruta vía Nueva York hacia Roma. Su ruta original era San Salvador – Miami – Londres – Roma. Terminó volando San Salvador – Miami – Nueva York – Roma. El vuelo de conexión de Londres a Roma era con British Airways. Como American Airlines nunca notificó el cambio a British Airways, la aerolínea canceló el vuelo de continuación sin que nadie le dijera nada al cliente. Logré solucionar este caso llamando a American Airlines en El Salvador, quienes rehicieron el boleto sin costo alguno por haber ellos ocasionado el problema… Si ese mismo boleto se hubiera comprado en algún website, se tendría que haber hablado a un Call Center para verificar como se solucionaba. Algunos Call Centers de esos cobran hasta USD $2.00 por minuto. Eso no nos damos cuenta al momento de comprar.

Ejemplo 2: Llegan mis clientes a Miami para conectar hacia Orlando. El avión de Orlando los deja. En su desesperación rentan un carro y se van para Orlando. La aerolínea les había puesto en un vuelo del día siguiente pero como no se presentaron, al ser no-show les cancelan el vuelo de regreso. Cuando los clientes me cuentan, me meto a ver la reserva y por suerte les puedo agarrar de nuevo los espacios. Si yo no me hubiera metido a ver su reserva y ellos hubieran comprado online, nadie les hubiera avisado y hubieran llegado al aeropuerto sin reservas y a pagar penalidades muy grandes para tomar un nuevo avión.

Ejemplo 3: Cancelan el vuelo de San Salvador-Panamá que conecta con los vuelos hacia Europa. Mi sistema me notifica y le hago los cambios de aerolínea a todos los clientes afectados. Comprado online, Lufthansa no le hubiera notificado por correo electrónico a mis clientes que ese vuelo había sido cancelado. Hubieran llegado al aeropuerto y se hubieran encontrado sin avión.

Esos son solo algunos ejemplos del valor que un diseñador/agente de viajes puede dar a la compra de un boleto aéreo.

Si les gusta comprar online, mi recomendación es que lo hagan solo a través de los websites oficiales de la línea aérea o a través de agencias de viajes virtuales de las más grandes como Travelocity o Expedia. Solo tomen en cuenta que a la hora de los problemas, no necesariamente podrán arreglar o notificar el problema.

Comprando a una persona de su confianza también requiere que lo hagan con una persona o empresa muy conocida. Las agencias de viajes hacen sus boletos a través de su afiliación con IATA. Dicha entidad es la reguladora de boletos aéreos a nivel mundial. IATA le da un stock de boletos electrónicos a la agencia de viajes y la agencia se hace responsable de su venta.

Traten de comprar únicamente a través de agencias de viaje IATA reconocidas. Yo en lo personal, a mis clientes les tramito sus boletos aéreos a través de una de las agencias IATA más grandes y responsables del país. Además de tener 28 años de trabajar en esta bella industria de viajes, usar mi nombre para mercadear mi negocio me hace además tener un grado de responsabilidad muy grande. Esto es lo que me da de comer, así que no voy a arriesgar mi fuente de ingresos por abusar del sistema.

No puedo decir lo mismo de algunos colegas en esta industria de viajes.

Recientemente me contaron una historia de un conocido que compró unos boletos a Europa en super especial a USD $450.00 en el mes de marzo a una pequeña agencia en Santa Tecla. Regresaron al local solo para ver que la agencia había cerrado operaciones. Llamaron a Avianca para ver como estaban sus boletos solo para darse cuenta que nunca les habían hecho los boletos. Tuvieron reserva, pero estaba cancelada porque la agencia nunca pagó dichos boletos. Los pasajeros habían pagado sus boletos en cash. Encontraron a la persona que se los vendió que hasta factura les había dado y les dijo que les iba a resolver, pero obviamente no creo adecuado que confíen en alguien que cometió estafa en primer lugar.

Otro caso que escuché fue de un grupo de 12 personas que iban a República Dominicana a un retiro y que habían pagado como 300 dólares por boleto aéreo. Quien se los vendió jamás hizo nada. Solo les quitó el dinero. También escuché la historia de una prestigiosa Universidad a la que le vendieron 25 mil dólares en boletos y no había nada.

Hoy en día, que los boletos aéreos son electrónicos y no hay nada físico, es importante que comprueben que todo está bien después de comprar. Para eso la aerolínea asigna un número de boleto electrónico el cual ustedes pueden verificar con la línea aérea que existe si tienen dudas de la persona a la cual se lo compraron.

Si alguien que no conocen les pide que paguen en cash y no acepta tarjetas de crédito, y todo es como extraño, yo les recomiendo que no confíen. Los pagos son mejor hacerlos en tarjeta (además de ganar millas) y si es en efectivo o cheque, solamente a empresas muy reconocidas.

Es importante que si compran sea con alguien con muy buena fama en la industria. Esto sea online o de forma física. Si es online, es tan fácil como googlear “reviews nombre de empresa” y ver lo que dicen otras personas de sus experiencias con ellos.

Mi mejor consejo: Para evitarse problemas y tener quien les resuelva problemas, compren con alguien conocido. Se van a ahorrar mucho tiempo en averiguar como hacerlo ustedes mismos.